*Ochoa Antich propone modelo polaco para una transición en Venezuela

*MADURO JEFE DE ESTADO*
*Y VICEPRESIDENTE JEFE DE GOBIERNO DESIGNADO POR PRÓXIMA AN*
La propuesta fue remitida hoy a la Mesa Nacional de Diálogo_*
 
 
_Inventamos o erramos_, según la famosa frase de Simón Rodríguez, dice Enrique Ochoa Antich que debe ser la divisa de los venezolanos hoy.
 
-Para llegar a un *acuerdo entre los chavismos y las oposiciones* y así sacar al país del pantano en que se encuentra, *debemos ser unos y otros capaces de ceder*, afirma el integrante de la *Alianza por el Referendo Consultivo*.
 
Su propuesta se basa en el *modelo polaco de transición* por medio del cual durante año y medio los comunistas preservaron la jefatura de Estado, el control sobre las Fuerzas Armadas y el ministerio de Interior, y *Solidaridad* asumió el gobierno de la república en coalición con ello.
 
-Y no irá a decir nuestra derecha de uña en el rabo que Valessa era un colaboracionista, ¿no?, se pregunta quien en los ’90 fuera defensor de los derechos humanos. 
 
En su artículo de opinión semanal, segunda parte sobre _La vía polaca…_, que remitió en forma de misiva a la *Mesa Nacional de Diálogo*, el exdiputado Ochoa detalla su propuesta:
 
• Acudir todos a las parlamentarias 2020 con nuevo CNE.
 
• Acompañar esos comicios de un *referendo consultivo paralelo* que pregunte al pueblo si mandata al presidente de la república en ejercicio y a la nueva AN a conformar de mútuo acuerdo un *gobierno de emergencia y unidad nacional*.
 
• Designar al futuro vicepresidente mediante voto de confianza de las 3/5 partes de la AN, votación calificada exigida hoy para su censura: este procedimiento pudiera expresarse en una enmienda constitucional, y pasar el nuestro a ser un régimen semiparlamentario (como el francés).
 
• El presidente sancionaría un decreto (como hizo Chávez durante su enfermedad) por medio del cual delega competencia plena al vicepresidente en materia de política exterior, economía, educación, salud y servicos públicos, y se reservaría la jefatura de la Fuerza Armada, el ministerio de Interior (seguridad y orden internos), y programas sociales (vivienda, alimentación, etc.).
 
-De esta suerte, si hubiese voluntad política, sacaríamos al país de este “empate catastrófico” que se ha convertido en una *devastación crónica* y/o de la amenaza de una *intervención militar extranjera*, reconciliaríamos a los venezolanos, y emprenderíamos una ruta democrática de cambios, elecciones, reinstitucionalizacion, reformas económicas y reconstrucción de nuestra base productiva e infraestructura, asegura Ochoa Antich.
 
A continuación, la misiva a la *Mesa Nacional de Diálogo*:
 
 
Caracas, 7 de octubre de 2019
 
 
*Señores*
*Mesa Nacional de Diálogo*
*Ciudad.*
 
 
_Inventamos o erramos_, como aconsejara el maestro Rodríguez, debe ser la divisa de los venezolanos de estos tiempos, si queremos sacar a la patria del pantano en que se encuentra sumida (eso que los expertos llaman “empate catastrófico”). Con esa actitud, me atrevo a remitirles la siguiente propuesta.
 
Es una regla de oro de todas las transiciones pacíficas exitosas que en el mundo han sido que *quien ejerce el gobierno y va a dejarlo, debe permanecer en el poder, compartiéndolo*. Diferenciamos, claro, gobierno de poder. 
 
Una de esas experiencias fue la _vía polaca_. Me permito resumirla:
 
• Ambos factores confrontados, el Partido Obrero Unificado Polaco (comunista), hegemón del poder totalitario, por un lado, y el sindicato *Solidaridad* que lo desafiaba, por la otra, constataron cada uno la imposibilidad de producir una transición política sin el otro.
 
• Las negociaciones condujeron a unas elecciones parlamentarias a las que *Solidaridad* acudió en condiciones desventajosas (los comunistas se reservaban el 65 % de los diputados, por ejemplo) pero que ganó clamorosamente.
 
• Los acuerdos remataron en dos reconocimientos básicos:
 
▪︎El general Jaruzelsky, presidente de la república, activador de la ley marcial unos años antes, propuso como jefe de gobierno a un católico demócrata integrante de *Solidaridad*, Tadeusz Mazowiecki, quien había sido diputado electo al _Sejm_ (parlamento polaco) de 1961 a 1972, es decir, en plena hegemonía comunista (o sea, eso que llaman aquí con supina liviandad un “colaboracionista”);
 
▪︎ El gobierno de *Solidaridad* reconoció a Jaruzelsky como presidente de la república, jefe de Estado y comandante de las Fuerzas Armadas, y cedió el ministerio de interior, es decir, policías y orden interno, a los comunistas.
 
• Sin que estuviesen previamente acordadas, un año después hubo elecciones presidenciales que ganó Lech Valessa. Y el régimen totalitario dio paso a otro más o menos democrático.
 
Entonces, paso a sugerirles considerar esta llamémosla audacia:
 
• Acordar, primero que nada, *ir todos a las elecciones parlamentarias 2020*, que son un inescapable hito constitucional, con nuevo CNE y condiciones pactadas.
 
• Acompañar esos comicios con un *referendo consultivo paralelo en que se pregunte al pueblo soberano si, en ejercicio de su poder constituyente originario, mandata al presidente de la república en ejercicio y a la nueva AN que resulte de esos comicios para que consensúen un gobierno de emergencia y unidad nacional*. Ese consenso puede incluso coagular en una *enmienda constitucional*, como se propone más abajo.
 
• Ese gobierno de emergencia y unidad nacional puede lograrse mediante el siguiente *procedimiento constitucional*:
 
▪︎La Constitución (articulo 239) permite que el vicepresidente ejerza de modo especial atribuciones que le delegue el presidente de la república. 
 
▪︎ El presidente, mediante decreto, puede *reservarse algunas atribuciones que considere esenciales*, por ejemplo: el mando sobre la F.A., lo concerniente al orden y la seguridad internos, y los programas sociales; y *delegar en el vicepresidente las atribuciones relativas a política exterior, política económica y coordinación de los ministerios relacionados con educación, salud e infraestructura y servicios* y así mover las aguas estancadas e intentar sacar al país del atolladero económico y social en que se encuentra.
 
▪︎ Se entiende que el nombre de ese vicepresidente sería consensuado entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo (como mandataría el referendo propuesto) y que *quien pruebe su mayoría electoral en las parlamentarias, tendrá una voz decisiva a este respecto: dado que el vicepresidente puede recibir voto de censura, podría acordarse que la AN apruebe por mayoría calificada de 3/5 o 4/5 partes a quien vaya a ejercer ese cargo*, con base en el nombre o los nombres propuestos por el presidente como resultado de aquellas negociaciones gobierno/AN. Sería algo simbólico pero no irrelevante. Aunque, todavía mejor, podría considerarse *convertir este procedimiento en una enmienda constitucional*, lo que, como tanto se propuso en los años ’90, nos permitiría reformar nuestro sistema de gobierno en uno semiparlamentario (más o menos según el modelo francés). 
 
En el empeño de poder contribuir a evitar daños mayores a la nación, que pueden ir desde la devastación crónica hasta la intervención militar extranjera, es que les escribo esta misiva. Ojalá pueda haber contribuído de alguna manera a enriquecer sus deliberaciones.
 
Sin otro particular, me suscribo de ustedes,
 
 
Enrique Ochoa Antich
 

Autor entrada: