*Enrique Ochoa Antich defendió el diálogo ante grupo colombiano pro-negociación en Venezuela*

*LA ESTRATEGIA ELECTORAL DE TRUMP SABOTEA EL DIÁLOGO EN VENEZUELA*

*_Sugiere que se considere parlamentarias 2020 con referendo paralelo para relegitimar los demás Poderes, como propuso en documento a los negociadores del gobierno y de la oposición_*

Enrique Ochoa Antich, integrante de la *Alianza por el Referendo Consultivo*, participó vía Skype de una reunión de trabajo en Bogotá de un grupo en formación “Articulación de iniciativas por la salida negociada y pacífica de Venezuela”. Se trata de un grupo de académicos, universidades, líderes de opinión, ONG’s y organizaciones sociales que desarrolla un *ejercicio de diplomacia ciudadana a favor de la salida negociada y pacífica en Venezuela*.
 
Al informar hoy sobre su exposición, Ochoa argumenta que ” *los venezolanos estamos pagando en dificultades para el diálogo y penurias económicas y sociales, las estrategias electorales de Trump* “.
 
Según el miembro de la *ARC*, la permanencia de Maduro en el poder e incluso su candidatura, ayudarían enormente a la oposición venezolana dados los niveles de rechazo que tiene, así que *cuando EEUU condiciona algún acuerdo a su salida de la presidencia, al final está perjudicando a la oposición*.
 
– *Para Trump, la salida de Maduro es un trofeo electoral, sólo eso*, sostiene Ochoa, y dice que la oposición es obsecuente cuando acata a pie juntillas esa línea de negociación.
 
Durante su exposición en Bogotá, Ochoa Antich insistió en que si, como parece, el nudo de las negociaciones sigue siendo presidenciales o parlarmentarias, la solución podría estar en *convocar un referendo consultivo paralelamente a las parlamentarias 2020, que son un obligante hito constitucional*.
 
-Esa consulta puede *preguntar al pueblo soberano, en el que reposa el poder constituyente originario, si mandata a la nueva AN para proceder a relegitimar todos los demás Poderes Públicos nacionales*, razona.
 
La propuesta fue explicada en detalle en documento remitido a Jorge Rodríguez, Stalin González y Vicente Díaz.
 
A continuación, en caso de ser de su interés, el texto de la intervención de Ochoa Antich ante el encuentro de Bogotá:
 
 
El tema del diálogo es esencial a la vida de Venezuela hoy. Todos aquí sabemos que *sin la resolución del problema político, la devastación económica y social seguirá su curso*.
 
Esa resolución sólo tiene dos vías posibles:
 
• O la vía violenta (que no sé si es solución), que, habida cuenta de la debilidad militar de la oposición, *sólo podría darse mediante la intervención militar extranjera* (principalmente gringa) que indignamente algunos venezolanos promueven.
 
• O la del diálogo, la negociación y el acuerdo.
 
Soy de los venezolanos que mayoritariamente promueven *la ruta democrática para el cambio político*, que se basa en cuatro valores: *el voto, siempre; el diálogo, siempre; la protesta, sólo pacífica; la defensa de la soberanía, nunca el vasallaje frente al tutelaje extranjero*.
 
Los breves momentos de diálogo formal que hemos tenido en estas dos décadas de hegemonía chavista (¿1 o 2 años de 20?), han sido fallidos, a mi modo de ver, por cuatro razones fundamentales:
 
• La *vocación totalitaria del proyecto chavista*, que los conduce a una *actitud perpetuacionista* por la que se hace “legítimo” a sus ojos el abuso de poder.
 
• El *maximalismo*, la idea de la oposición de *obtener todo o no aceptar nada*: así se rechazaron muchas veces acuerdos parciales que habrían facilitado el cambio democrático. 
 
• La prisa, el quererlo *todo ya*, cuando es sabido que de todas las negociaciones exitosas que en el mundo han sido, la más breve fue la de Sudafrica y duró 5 años: *en nuestro caso, ninguna experiencia de diálogo ha durado más de unos meses*.
 
• El *chantaje falsamente moral* de los dos extremos políticos: la ultraizquierda y la ultraderecha, a través de las redes (alguien resaltó alguna vez: cuando Mandela no había Twitter), y la actitud pusilánime y contemporizadora de algunos sectores moderados y democráticos tanto del chavismo como de la oposición arrastrados por los extremos.
 
Hoy, se requiere superar estas atrofias mediante actitudes contrarias:
 
1. *El madurismo debe entender que su propósito perpetuacionista es inviable*. Sólo podría sostenerse al costo de una devastación creciente del país, sanciones mediante. El madurismo debe plantearse *una retirada en orden del gobierno*. Mantenerse en él a la fuerza hará que se termine de “achicharrar” el capital político heredado de Chávez.
 
2. La oposición debe articular una propuesta que permita que así ocurra. *En todas las transiciones democráticas pacíficas exitosas que en el mundo han sido, quien deja el gobierno permanece en el poder, compartiéndolo*: Pinochet, los blancos racistas de Sudáfrica, los comunistas en 8 de 9 comunismos de Europa oriental, etc. Así debe pasar entre nosotros: *la presencia activa del madurismo en la Fuerza Armada, el Tribunal Supremo de Justicia, instituciones como la Fiscalía y/o la Contraloría, etc., debe garantizarse*.
 
3. Puede ser una opción la conformación de un *gobierno de emergencia y unidad nacional*. Fórmulas constitucionales para lograrlo existen.
 
4. *La oposición debe estar dispuesta a aceptar acuerdos parciales*. La visión de “nada está acordado hasta que todo esté acordado” (presente en República Dominicana y vigente hoy en Barbados) debe ser abandonada. Por ejemplo: siendo las elecciones parlamentarias de 2020 un inevadible hito constitucional, en vez de tentar de nuevo inútiles abstenciones como la del 20 de mayo de 2018, ¿no sería mejor acordar al menos un nuevo Consejo Nacional Electoral para estar preparados, posibilitar así la participación de las mayorías, y ganar? Una victoria democrática en esos comicios, ¿no ayudaría a la necesaria transición pacífica que requerimos?
 
5. *La nación, gobierno y oposición juntos, debe reclamar a cambio de estos acuerdos parciales el levantamiento de las sanciones económicas y financieras impuestas por el gobierno de EEUU* que no aceleran los cambios políticos y más bien los retardan (como se ha demostrado a lo largo del siglo XX en casos como Corea del Norte, Cuba, Irán y muchos otros) y sólo dañan al pueblo, en particular a los más pobres.
 
6. *Aislar a los extremos* de ambos signos dejando de escuchar sus chantajes falsamente “morales”.
 
7. *Apelar al pueblo mediante referendo consultivo* para asegurar la legitimación de los acuerdos. El protagonismo popular es esencial. Desde la *Alianza por el Referendo Consultivo* hemos propuesto un referendo consultivo para *preguntar al pueblo si quiere o mandata la relegitimación de todos los Poderes Públicos nacionales mediante elecciones generales*. En lo personal, les he recomendado por escrito a los negociadores considerar la posibilidad de *acompañar las elecciones parlamentarias con un referendo para: mandatar a la nueva Asamblea Nacional la relegitimación de todos los demás Poderes Públicos nacionales, o mandatar la conformación de un gobierno de emergencia y unidad nacional, o facultar al parlamento para anticipar a un tercio del período presidencial la convocatoria del referendo revocatorio contemplado en la Constitución*.
 
Éste es un resumen de nuestras opiniones sobre el diálogo y de nuestros aportes al proceso de negociaciones. 
 
Contribución que esperamos de nuestros hermanos colombianos: *evitar que de aquel lado de la frontera prospere el discurso extremista que promueve una resolución violenta del conflicto, que más problemas ocasionaría a ambas naciones, es decir, quitar el respaldo a sus actores venezolanos*, y, con base en la dura experiencia de casi un siglo de violencia que uds. han vivido, ayudarnos a *promover la salida negociada, pactada, democrática, pacífica y soberanista a nuestra actual crisis*.
 

Autor entrada: