AMÉRICA LATINA: HACIA EL ABISMO PROFUNDO DE LA POBREZA

LA SOBERANIA DE AMÉRICA LATINA ES INEXISTENTE, A MEDIDA QUE
PASAN LOS DIAS, LOS GRANDES CONGLOMERADOS EXPLOTAN Y SE
APODERAN DE NUESTROS RECURSOS NATURALES. LOS CAPITALES
PROVENIENTES DE PAÍSES COMO RUSIA, CHINA, ESTADOS UNIDOS,
INGLATERRA, ITALIA, ESPAÑA –ENTRE OTROS- IMPONEN SUS
CONDICIONES Y TOMAN POSESIÓN TERRITORIAL EN NUESTROS
ESPACIOS GEOGRAFICOS BAJO LA COMPLACENCIA CELESTINA DE LOS
GOBIERNOS LLAMENSE CAPITALISTAS O SOCIALISTAS.

Articulo por. Profesor . ENRIQUE CONTRERAS RAMÍREZ

Producto del colonialismo que arrastramos y el servilismo de
nuestros gobiernos, aunque resulte una perogrullada decirlo,
América Latina es un continente, que continua bajo el dominio
cada vez más acentuado del gran capital y por lo tanto carente de
toda soberanía, donde “nuestros” ejércitos se les ha asignado el
triste papel de cuidar las inversiones de ese capital, que esta
dejando en nuestros territorios grandes desiertos que dañan
nuestro medio ambiente y contribuyen de una manera irreversible al ya casi
irremediable calentamiento global.
El gran negocio de los conglomerados se encuentra ahora en explotar
sin medida alguna los Recursos Naturales en el mundo y donde América
Latina, se ha trasformado en foco de utilidad y beneficio para el gran capital,
en el marco de su doctrina liberal que impulsa el paradigma globalizador.
Pero este escenario se ha convertido en una “atracción fatal” dado que
se ha transformado en conflictos locales, sobre todo con las etnias originarias
que cuestionan el extractivismo voraz del capital trasnacional que daña de una
manera irreversible el medio ambiente que ellos ocupan, convirtiéndolos en
desiertos irreparables que empobrece nuestros suelos y que contribuyen

deterioro acelerado de la naturaleza.
Conglomerados mineros y petroleros chinos, canadienses,
estadounidenses, italianos, españoles, rusos, e ingleses, solo para nombrar
algunos, han convertido a los gobiernos de los países de Latinoamérica en sus
principales socios dentro de la Región a través de las llamadas empresas
mixtas. Empresas mixtas impuestas por la doctrina neoliberal de la
globalización en los países que se autodenominan socialistas o capitalistas.

De hecho, América Latina se ha transformado en la Región más
importante del mundo para atraer inversiones mineras, donde el petróleo, gas,
carbón, oro, coltan, thorium, bosques, y aguas – entre otros recursos- son
explotados de manera irracional y donde ese extractivismo hace estragos con
consecuencias muy graves para nuestro continente y el propio planeta. De
perfil al 2020, se calcula que las cifras de inversión estimadas superaran con
demasías la inversión actual, que ya es muy marcada.
A pesar de que estas explotaciones sin medida alguna, representan una
fuente potencial de generación de riqueza para los países aceptantes, esas
riquezas no llegan a la inmensa mayoría de la población latinoamericana, pues
las mismas se quedan en manos extranjeras y en una clase política, tanto de la
llamada derecha, como de la llamada izquierda supremamente corrompida, de
allí que se encuentran surgiendo movimientos y grupos opositores, donde los
originarios, asociaciones ambientalistas, ecologistas –entre otras tendencias-
libran y siguen librando duras batallas contra el extractivismo depredador del
paradigma globalizador.

LA POBREZA EN AUMENTO

A pesar de todos estos recursos que poseemos, la pobreza de nuestros
pueblos no se supera, al contrario, los indicadores reflejan un acelerado
empobrecimiento que se muestra en materia de salud, educación,
alimentación, trabajo, vivienda y donde se clasifica a la población como
multidimensionalmente pobre.
Hoy día los organismos internacionales como el Banco
Interamericano del Desarrollo (BID) nos indican y señalan que de cada diez
viviendas en América Latina y el Caribe nueve son de muy baja calidad
(ranchos) de acuerdo al estudio realizado y que fuera presentado en
Washington durante el foro celebrado el pasado mes de octubre del 2018.
En el encuentro para valorar y calcular la falta de vivienda en la región
y sus secuelas, Tatiana Gallego, jefa del Departamento de Vivienda y
Desarrollo Urbano del BID, expuso que hay un 6% de falta de vivienda en
áreas urbanas en América Latina y el Caribe en discordancia con un 94% que
no tiene una vivienda digna.
Cómo explicar esta situación con tanto recursos que tenemos, donde se
ha llegado incluso a pedir que se habrán canales para la ayuda humanitaria,
como es el caso de Venezuela, el país más rico de América latina y porque no
decirlo del mundo, por sus recursos naturales que posee, pero que los mismos

se encuentran bajo el dominio y la explotación del imperio del gran capital,
producto de un gobierno que al igual que los anteriores, se doblegan, se
entregan y se arrodillan frente a los intereses de ese capital foráneo que
somete a nuestro pueblo a terribles hambrunas, enfermedades y muertes.
Como justificar semejante situación, cuando tenemos la mina de oro
más grande que se pueda ubicar en la superficie de la tierra, igualmente pasa
con el thorium, el coltan, el gas, el petróleo, el carbón, el diamante –entre
otros- recursos naturales que es propiedad de todos los venezolanos y que en
la actualidad explotan los grandes conglomerados que en términos concretos
tomaron posesión del 12,5 % del territorio nacional en el llamado Arco
Minero y donde nuestros originarios son desplazados e incluso asesinados en
sus propios espacios geográficos y para completar con daños ecológicos
irreversibles que hieren nuestros espacios naturales de manera mortal. Todo
eso se está ejecutando en nombre de la democracia, del desarrollo y del propio
capitalismo de estado, llamado por el gobierno como socialismo del siglo XXI
y donde para completar éste escenario tan perverso la Organización de las
Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, ONUAA o más
conocida como FAO (por sus siglas en inglés), afirma y sostiene que
Venezuela tiene la tasa de hambre más alta de Latinoamérica.
A manera de conclusión ante esta situación, podemos señalar que si
nuestros pueblos no buscan una salida propia, lejos de la influencia de los
partidos políticos, llámense de derecha o izquierda, de ese eurocentrismo
ideológico-político colonizador y explotador, del gran capital foráneo que se
roba nuestros recursos naturales, de los modelos económicos llámense
socialistas o capitalistas, nuestras gentes estarán condenadas a vivir en la
miseria y desolación, donde lo único democrático que tendría seria la muerte,
por aquello que nos llega a todos por igual.

Autor entrada: